Es hora de restaurar el altar delante de Dios

 
Es necesario mantener encendido el altar de Dios
Título: Es hora de restaurar el altar delante de Dios

Lectura Bíblica: 1 Reyes 18:20-39; Génesis 4:26; 8:20, 21; 12:7, 8

Introducción:

El hombre necesita hoy más que nunca reedificar el altar de Dios, que es un lugar de encuentro con nuestro Hacedor. Lamentable muchas personas e incluso, quizá nosotros, lo hemos dejado de lado. El enemigo nos ha sembrado la idea de depender más del hombre y de nuestras propias fuerzas que de Dios. El tiempo de búsqueda de Dios ha menguado y es necesario retomarlo. Pasar tiempo en la Presencia de Dios nos hace victoriosos. Hoy evaluaremos a la luz de la Palabra un tema de suma importancia para nuestra vida personal, espiritual y familiar.

Reciba la protección de Dios en su vida

Dios guarda nuestra vida y nos brinda protección
Título: Reciba la protección de Dios en su vida
Base Bíblica: Job 1:1-22

Introducción:

Alrededor nuestro encontramos personas que andan afanosamente buscando las bendiciones de Dios. Les preocupa ser prósperos antes que experimentar una vida de crecimiento personal y espiritual. Ahora bien, ¿es eso posible? Por supuesto que sí. Dios bendice nuestras vidas pero es necesario andar en fidelidad en Su presencia. Si lo hacemos, Dios generará alrededor nuestro tres círculos de protección: sobre nuestras vidas, sobre nuestras familias y sobre nuestras propiedades.

Nuevo nacimiento, el comienzo de una vida en victoria


Dios nos ofrece la oportunidad

de comenzar una nueva vida,
de victoria... Es un 
cambio progresivo con Su ayuda
Título: Nuevo nacimiento, el comienzo de una vida en victoria
Base Escritural: Juan 3:1-7

Introducción:

¿Por qué muchos cristianos que recién comienzan su vida de la mano del Señor Jesús se vuelven atrás con relativa facilidad? La respuesta es sencilla: porque considera que ir a los pies de Cristo produce cambios rápidos y perecederos. Olvidar que con ayuda del Maestro, el camino hacia el cambio y crecimiento personal y espiritual apenas comienza. Es un proceso en el que avanzamos progresivamente, tomados de Su mano poderosa. No es en nuestras fuerzas como somos transformados sino por el obrar divino en nuestra forma de pensar y de actuar.

I. El nuevo nacimiento es el comienzo de una nueva vida

1. Una idea equivocada en cuanto al nuevo nacimiento es que, sin mayor esfuerzo, producirá un cambio definitivo y radical en nuestra vieja naturaleza

Asegure la vida eterna

Las Escrituras nos enseñan que Jesucristo es quien nos asegura la vida eterna.
No crea en cuentos ni en el ocultismo que traen solo maldición...
Título: Asegure la vida eterna
Base Bíblica: Lucas 18:18-23

Introducción:

Todo ser humano se ha preguntado en algún momento de su existencia, ¿qué va aocurrir conmigo una vez concluya el ciclo terrenal?¿Acaso aquí termina todo?¿Hay vida más allá de la muerte? Sin duda los interrogantes son muchos. ¿Hay acaso esperanza? Sin duda que sí. Está en Jesucristo. Él dijo: “Vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo.”(Lucas 18:22 b). No obstante es importante que tomemos una determinación. Dejar de lado una vida sin propósito y abrirle el corazón al Señor Jesús para que obre con poder.

El divorcio, ¿permitido por Dios?¿En qué casos específicos?



 
Jamás olvide que el divorcio no está en el plan de Dios para nosotros
Título: El divorcio, ¿permitido por Dios?¿En qué casos específicos?
Base Bíblica: Génesis 2:20-24; Mateo 19:9; Génesis 2:18; 1 Corintios 7:2

Introducción:

Quien instituyó el matrimonio fue Dios mismo. Él desea que la condición de unidad persista por mucho tiempo. Más que nadie conoce que los más perjudicados con el divorcio son los hijos, además por supuesto que los divorciados enfrentan las consecuencias. Por este motivo es importante que consideremos la posibilidad de salvar la relación cuando está muy frágil o en proceso de desarticulación. Con ayuda de Dios, podemos lograrlo. Recuerde que Dios ama, cuida y protege la institución familiar.

Un encuentro con Dios que produce transformación



Título: Un encuentro con Dios que produce transformación
Base Escritural: Génesis 32:22-31

Introducción:

Cuando tenemos un encuentro con Dios, nuestra vida experimenta transformación. Los hombres y mujeres descritos en la Biblia, que tuvieron un encuentro con el Señor, vivieron un cambio personal y espiritual sin precedentes, y emprendieron el camino hacia nuevos niveles. Nuestro amado Padre celestial trabaja pacientemente en cada área de nuestra existencia, si se lo permitimos. En el caso de Jacob, Dios cambio su nombre porque lo estaba preparando para ser padre de naciones. Hoy es el día para que cada uno de nosotros experimente ese encuentro personal con Dios.

Si nos atrevemos a creer, Dios obrará

Jesús el Señor obra entre quienes se atreven a creer

Título: Si nos atrevemos a creer, Dios obrará  

Base Bíblica: Juan 20:24-29; Romanos 4:17-21

Introducción:

Una de los principios más comunes en nuestro tiempo se fundamenta en ver para creer como fundamento para el desarrollo de su fe. Tales personas en muchas ocasiones se denominan cristianos y hasta creyentes, pero no pueden creer hasta que todo tenga una explicación lógica, haya evidencias de lo ocurrido y se pueda explicar el proceso como se produjo. Sin embargo, la fe va más allá de la lógica, los procesos y las evidencias. Es avanzar simplemente creyendo que Dios es poderoso para hacer todo aquello que pedimos y necesitamos en conformidad con Su voluntad.

I. La incredulidad de “ver para creer” pone una barrera al mover de Dios (Juan 20:24, 25)

1. Una de las inclinaciones más comunes de las personas es ver para creer

2. El apóstol Tomás, aun cuando fue testigo de los milagros obrados por el Señor Jesús y de las afirmaciones del Maestro en torno a que, al tercer día después de muerto, resucitaría (v. 24)

3. El apóstol Tomás personifica a quienes llamándose creyentes y cristianos, se mueven para el principio de ver para creer (v. 25)
            a. Tomás no creyó a las palabras de sus consiervos discípulos sobre la resurrección de Jesús
            b. Tomás necesitaba evidencias para creer
            b.1. La fe auténtica reta nuestra lógica humana
            b.2. La fe auténtica no obedece a procesos lógicos
            b.3. La fe auténtica no siempre nos arroja evidencias para explicar

II. Dios espera que seamos hombres y mujeres con una fe de “creer para ver”(Juan 20.26-29)

1. Tomás comenzó a ver rotas las barreras de la incredulidad al ser testigo de la aparición del Señor Jesús en el espacio donde se encontraban reunidos (v. 26)

2. El Señor Jesús le enseñó a Tomás las evidencias de su resurrección para despejar las dudas que albergaba su lógica humana (v. 27)
a. ¿Le asaltan las dudas?
b. ¿No puede creer en un milagro hasta no ver evidencias?
c. ¿Cree que en alguien que no cree hasta no ver pueda moverse en la dimensión de los milagros de Dios?

3. Tomás tuvo un encuentro con el Señor Jesús que derribó en su vida las fortalezas de incredulidad (v. 28)
            a. Necesitamos un encuentro personal con el Señor Jesús que avive nuestra fe
            b. Necesitamos caminar de la mano del Señor Jesús para que nuestra fe crezca

4. El Señor Jesús dejó claro que Tomás era incrédulo a pesar de que había estado con Él todo el tiempo (v. 29 a)

5. El Señor Jesús declara bienaventurados a quienes creen sin haber visto (v. 29 b)

III. El patriarca Abraham es un ejemplo de quien “cree para ver” (Romanos 4:16-21)

1. El patriarca Abraham es ejemplo de quien creer para ver (vv. 16, 17)
            a. Abraham creyó que Dios es un Dios que resucita a los muertos, convicción de fe en la que           no le inquietó la lógica, los procesos o las evidencias.
            b. Abraham creyó a la promesa de Dios. Creer en una promesa es creer para ver
            c. Abraham creyó que Dios llama las cosas que no son como si fueran

2. El patriarca Abraham siguió creyendo aun cuando tenía todas las circunstancias en contra (v. 18)

3. El patriarca Abraham no se debilitó en la fe aun cuando el cumplimiento de la promesa parecía imposible (v. 19)

4. El patriarca Abraham tenía claro que la duda siembra en nuestro corazón la semilla de la incredulidad (v. 20)
a. Abraham se fortaleció en fe
b. Abraham glorificó a Dios aun cuando no veía el pronto cumplimiento de la promesa
c. Abraham estaba convencido que Dios hace posible lo imposible (v. 21)

Conclusión:


La Biblia nos enseña sobre la vida de dos hombres que en su momento, y en circunstancias aisladas, marcaron la diferencia. El primer de ellos es Tomás, el discípulo de Jesús quien a pesar de estar con el Maestro mucho tiempo y de ostentar el rótulo de creyente, era incrédulo. La otra persona es Abraham, el padre de la fe. Él simplemente creyó para ver. Se movió en la dirección correcta, tomado de la mano del Señor su Dios. Creer es tener la certeza de que el Señor cumplirá las promesas. No permitir que la duda siembre en nuestros corazones la semilla de la incredulidad porque, de lo contrario, crecerá hasta convertirse en una enorme barrera para el mover de Dios. 

(C) Fernando Alexis Jiménez - Léanos en www.MensajerodelaPalabra.Com y www.GuerraEspiritual.Org 

Las puertas a una nueva vida en Cristo

La tumba de Jesús el Señor está vacía.
Él resucitó y nos hizo victoriosos

Título: Las puertas a una nueva vida en Cristo 

Base Escritural: Colosenses 2:13-16.

Introducción:

Por mucho tiempo el enemigo, Satanás, aprovechó nuestra ignorancia para vendernos la idea de que jamás tendríamos perdón de nuestros pecados, que no valía la pena intentar un cambio de actitud y que siempre, aun cuando nos esforzáramos, nos encontraríamos con la inevitable realidad de que éramos pecadores. Era tanto como una sombra que nos acompañaba. El panorama cambió cuando conocimos al Señor Jesús como único y suficiente Salvador. No solo trajo perdón a nuestras vidas sino que nos ofreció una nueva oportunidad a la existencia.

I.- El Señor Jesús murió para darnos una nueva vida (v. 13).

1.- a condición de un ser sin Cristo es la muerte (v. 13 a).
            “Y a nosotros, estando muertos en pecados...”
2.- Nuestra naturaleza humana se inclina a persistir en pecar (v. 13 b).
            “... y en la incircuncisión de nuestra carne”
3.- En Cristo tenemos ahora una existencia renovada (v. 13 c).
            “... os dio vida juntamente con él”
4.- Nuestra vida pasada de pecadores insensibles quedó atrás (v. 13 d).
            “... perdonándoos todos los pecados”.

II.- El Señor Jesús derrotó en la cruz las obras del diablo (v.14).

1.- Ya no tienen piso las acusaciones del diablo contra nosotros (v. 14 a).
            “... anulando el acta de los decretos que había  contra nosotros”
            a.- Esos pecados nos impedían cambiar.
                        “... que nos era contraria”
            b.- El propósito del diablo era que siguiéramos en la misma situación.
2.- En la cruz murió todo nuestro pasado de maldad (v. 14 b).
            “... quitándola de en medio, y clavándola en la cruz”
3.- Para el cristiano la cruz es símbolo de la victoria.

III.- El Señor Jesús ganó la victoria por nosotros (v. 15).

1.- Satanás y sus huestes vencidos y nosotros ganamos la victoria en Cristo (v. 15 a).
            “...y despojando a los principados y a las potestades”.
2.- Todas las estratagemas de Satanás quedaron al descubierto por la obra de Cristo (v. 15 b).
            “... los exhibió públicamente”
3.- Satanás nos engaña haciéndonos creer que tiene todavía poder (v. 15 c).
            “... triunfando sobre ellos en la cruz”

Conclusión:


La obra redentora del Señor Jesús nos dio la victoria, abriendo las puertas para que, tras vivir en pecado, ahora nos acompañe la victoria. Todas las estratagemas de Satanás quedaron al descubierto. La decisión de seguir en estancamiento o emprender un nuevo camino de crecimiento personal y espiritual está en nuestras manos, y estriba en aceptar a Cristo como Salvador.

(C) Fernando Alexis Jiménez - Léanos diariamente en www.MensajerodelaPalabra.Com y www.SelecciondeEstudiosBiblicos.Org 

Firmes en Cristo a pesar de las circunstancias


No importan las circunstancias, en la cruz nuestro amado Salvador nos hizo vencedores
Título: Firmes en Cristo a pesar de las circunstancias  

Base Escritural: Lucas 23:50-54

Introducción:

Cuando el Señor Jesús murió en la cruz, muchos huyeron. No asumieron su fe en el Maestro, sino que sucumbieron al qué dirán, al señalamiento, a las voces contrarias de aquellos que crucificaron al maestro acusándolo siendo inocente. Y esa muerte sacrificial de Jesús en la cruz nos hizo vencedores. Nada puede detenernos. Nos hizo ganadores aún cuando las circunstancias son adversas.

I.- Un hombre de Dios no se sujeta a la corriente (vv.50, 51).

1.- José de Arimatea sobresalía en el concilio (v.50).
                a.- Como varón bueno.
                b.- Como varón justo.
2.- José de Arimatea no consintió en la condena a Jesús (v.51 b).
3.- José de Arimatea no compartió los hechos del Concilio, del cual él mismo formaba parte (v.51 b).

II.- Un hombre de Dios permanece en la esperanza (v.51).

1.- José de Arimatea creyó y se dejó transformar por el mensaje del Señor Jesús (v.51 a).
2.- La muerte del Señor Jesús no robó la esperanza de José de Arimatea (v. 51 a).

III.- Un hombre de Dios guarda la fe sin importar el qué dirán (vv. 52, 53).

1.- José de Armatea fue fiel a Jesús siempre (v. 52).
2.- José de Arimatea guardó la fe (v.52).
3.- A José de Arimatea no le preocupó ponerse en evidencia como creyente (v.52).
4.- José de Arimatea dio de sus posesiones para Jesús (v. 53).

Otras características de José de Arimatea:

a.- Era rico: Mateo 27:57
b.- Era noble y osado: Marcos 15:42
c.- Era un discípulo secreto de Jesús: Juan 19:38

Conclusión:


La Biblia está poblada del relato de héroes anónimos que marcaron un hito en la historia. Tal es el caso de José de Arimatea. Nos ofrece un ejemplo de firmeza, de fe y de esperanza por encima de las circunstancias. Un ejemplo que debemos replicar hoy quienes nos proclamamos seguidores del Señor Jesucristo. Jamás olvide, en este precioso tiempo de reflexión en Semana Santa, que Jesús nos hizo victoriosos sobre el pecado, las tentaciones y nos asegura la vida eterna…

(C) Fernando Alexis Jiménez - Léanos en www.MensajerodelaPalabra.Com y www.GuerraEspiritual.Org 

En la cruz el Señor Jesús derrotó el mundo de las tinieblas

Nuestro amado Salvador nos hizo más que
vencedores

Título: En la cruz el Señor Jesús derrotó el mundo de las tinieblas

Base Bíblica: Mateo 27:33-37;  Hebreos 4:14-16; Colosenses 2:13-15

Introducción:

¿Qué ocurrió con la muerte del Señor Jesús en la cruz?¿Sufrió derrota alguna? Eso justamente era lo que pretendía Satanás, pero perdió toda esperanza cuando nuestro amado Salvador Jesucristo resucitó y se presentó triunfante, haciéndonos justos delante del Padre celestial y librándonos del mundo de las tinieblas. Ese hecho maravilloso nos llama hoy más que nunca, a ser fieles al Señor, caminando conforme a Su voluntad.

En la cruz nuestro Señor Jesús nos aseguró el perdón y la victoria

Con su muerte sacrificial en la cruz, Jesús el Señor nos hizo vencedores 

Título: En la cruz nuestro Señor Jesús nos aseguró el perdón y la victoria  

Base Escritural: Mateo 27:32-56

Introducción:

¿Qué significa la muerte del Señor Jesús en la cruz? Es ante todo un paso de victoria. Y se preguntará, ¿por qué? Porque en la cruz el amado Maestro trajo perdón para los pecados de la humanidad y nos aseguró la vida eterna. En la cruz nos hizo victoriosos. Su sacrificio lo hizo por todas las personas, sin distingo de ninguna índole. Y preferencialmente, por los pecadores. Les ofrece una oportunidad para que emprendan una nueva vida. ¡Somos victoriosos en Cristo!

Crucifixión, muerte y resurrección: Derrota de Satanás, victoria de Cristo


Con su muerte en la cruz, el Señor nos hizo libres
de la muerte por el pecado y gracias a Su 
resurrección tenemos asegurada la permanencia
por siempre delante de Dios...

Título: Crucifixión, muerte y resurrección: Derrota de Satanás, victoria de Cristo
Base Bíblica: Mateo 27:33-37;  Hebreos 4:14-16; Colosenses 2:13-15

Introducción:

¿Qué ocurrió con la muerte del Señor Jesús en la cruz?¿Sufrió derrota alguna? Eso justamente era lo que pretendía Satanás, pero perdió toda esperanza cuando nuestro amado Salvador Jesucristo resucitó y se presentó triunfante, haciéndonos justos delante del Padre celestial y librándonos del mundo de las tinieblas. Ese hecho maravilloso nos llama hoy más que nunca, a ser fieles al Señor, caminando conforme a Su voluntad.

¿Qué guarda en su corazón?


Título: ¿Qué guarda en su corazón?
Base Bíblica: Salmo 8:3-9
Introducción:
Es importante evaluar qué guardamos dentro


Cuando la Biblia dice que al recibir a Jesucristo como Señor y Salvador (2 Corintios 5:17) somos nuevas criaturas, no desconoce el hecho de que es necesario que sea nuestro amado Dios quien obre sanidad en nuestro mundo interior. Es un proceso que debemos experimentar, tomados de la mano del Señor Jesús, quien conoce nuestro pasado y trae cambios profundos y permanentes.
I. Dos nos creó conforme a su imagen y semejanza (Génesis 1:26-28)
1. Fuimos creados a imagen de Dios, lo que abarca cinco dimensiones en nuestro mundo interior: emocional, social, intelectual, espiritual, física y emocional

Vidas que marcan la diferencia donde quiera que se desenvuelven


Título: Vidas que marcan la diferencia donde quiera que se desenvuelven

Base Bíblica: 2 Reyes 18:1-8

Introducción:
Estamos llamados a marcar la diferencia

El rey Ezequías marcó la historia del pueblo de Israel y también, trae un poderoso ejemplo para nosotros hoy. Su vida fue ejemplar. No solo creyó en Dios sino que todas sus actuaciones, tanto personales como de gobierno, estuvieron enmarcadas por lo que enseñan las Escrituras. Todos podemos cambiar y emprender ese proceso de transformación personal y espiritual que tanto hemos anhelado, tomados de la mano del Señor Jesús.
I. Marcar la diferencia implica cambiar nuestra forma de vida (vv. 1-5 a)
1. Quienes han sido transformados por Dios marcan la diferencia donde quiera que se desenvuelven (vv. 1-3)

Un llamamiento que transforma vidas


Dios transforma nuestras vidas
de fracasados en vencedores...
Nos hace libres para emprender una nueva
vida en Cristo...
Título: Un llamamiento que transforma vidas
Base Bíblica: Marcos 1:16-20.

Introducción:

El ser humano de nuestro tiempo enfrenta la soledad, la tristeza, la desesperanza, el desasosiego, la depresión y la desilusión como consecuencia de su total distanciamiento  de Dios. Busca muchas salidas a su situación pero no las encuentra. Su panorama luce ensombrecido. No hay aparente salida a su encrucijada.

Como consecuencia, millares buscaron el camino equivocado. Unos en las drogas o el alcohol; otros en el libertinaje; un buen grupo en el consumo de cápsulas para la ansiedad. Otros en el suicidio o en el abrigo del mal llamado ateísmo. ¿Cuál ha sido tu “camino”? Hoy  te presentamos uno mejor el Señor Jesucristo. Él te llama a una vida renovada, de realización personal y espiritual.

Jesús entró a Jerusalén coronado de gloria como Rey

Jesús el Señor entró en Jerusalén como un Rey victorioso
Título: Jesús entró a Jerusalén coronado de gloria como Rey

Base Bíblica: Mateo 21:1-11

Introducción:

Por muchos siglos el pueblo de Israel esperó al Mesías. Era una esperan en la que, por algunos períodos caían en la desesperación o el desánimo. Lo contradictorio es que esperaban un príncipe guerrero como su Mesías y no un Dios que hablara de paz, de amor, de oportunidades y que trajera liberación, sanidad y Salvación. Ese es el marco en el que nuestro amado Salvador Jesús entra en Jerusalén. Contrario a lo que hubieran esperado los religiosos de la época, de encontrarse con un poderoso guerrero, Jesucristo entró a la capital Judía como Rey y Mesías.
© Fernando Alexis Jiménez
Contacto: (0057)317-4913705
Email: webestudiosbiblicos@gmail
. Con la tecnología de Blogger.

SÍGUENOS EN FACEBOOK