bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Es mejor no prometer cuando no vamos a cumplir

Es mejor no prometer cuando no vamos a cumplir

BASE ESCRITURAL: Eclesiastés 5:1-7

INTRODUCCION:

Vivimos en medio de una sociedad que no cumple sus promesas. ¿Acaso se respeta lo pactado? Para ser equilibrados hay que admitirlo: en contados casos. Solo por parte de quienes tienen valores y principios que les permiten comprender el valor de la palabra empeñada, es decir, de lo que se promete y que –por ética y moral— se debe cumplir.

Igual ocurre entre quienes, en medio de la crisis, buscan a Dios. Claman, lloran, anuncian sinnúmero de cambios en procura de caminar verdaderamente en sus sendas. No obstante una vez resuelven su dificultad, se apartan.

Con fundamento al texto que estudiaremos, aprenderemos la importancia de cumplir lo que prometemos delante de Dios, de los hombres y— por supuesto— de nosotros mismos.

I. ¿CON QUIEN ASUMIMOS COMPROMISOS? (v.1)

1. ¿Con un Dios a quien buscamos cuando atravesamos crisis? (v.1)

2. ¿Con un Dios que todo lo puede, Santo y lleno de gloria? (v.1)

3. Es necesario diferenciar entre decir y hacer:

a.- Delante de Dios

b.- Delante de los hombres

c.- Con nosotros mismos

II. ¿QUÉ VALOR LE DAMOS A NUESTRAS PALABRAS?

1. Es necesario medir el alcance de cada palabra (v.2)

a.- Delante de Dios

b.- Delante de los hombres

2. Es necesario evaluar lo que prometemos (vv. 3, 4)

3. Las palabras revelan lo que somos

4. Lo que se promete, se cumple (v.5)

III. DAREMOS CUENTA A DIOS POR NUESTRAS PALABRAS (v.6)

1. Es preferible callar que decir algo indebido (v.7)

2. Desde hoy debemos recobrar nuestra credibilidad

CONCLUSIÓN:

Nuestras palabras revelan quiénes somos. Fácilmente queda en evidencia quien promete pero no cumple. De ahí que, antes de hacer una promesa, debemos medir el alcance de nuestras palabras; determinar si estamos en condiciones de cumplir tal promesa y, además, poner por obra lo que decimos.

En adelante y en aras de que recobre su credibilidad como personal y, como cristiano, es fundamental reevaluar cuál es el alcance de lo que expresa, palabras que en muchos casos encierran promesas. Es preferible callar que prometer lo que no se cumplirá. Es nuestra forma de honrar a Dios con una vida de fe que realmente constituya testimonio para quienes nos rodean.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio