bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

La confrontación y la decisión en la vida cristiana

La confrontación y la decisión en la vida cristiana

Base Escritural: Juan 6:66-71

Introducción:

Hay momentos de la vida en que nos preguntamos— en nuestra condición de cristianos— quiénes somos, qué estamos haciendo o haciendo dónde vamos. Es probable incluso que pensemos que espiritualmente no hemos avanzado o quizá, que estamos estancados espiritualmente. Son períodos de confrontación que normalmente llegan a la vida del creyente y que nos llevan, a crecer o estancarnos. La decisión es personal. Y usted está llamado a vencer en esos períodos de su vida cristiana.

I.- El cristiano llega a un momento de confrontación de su fe (v. 66).

1.- En cualquier momento nos vemos confrontados en nuestra fe:

“... desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás...”

2.- El momento de confrontación llega incluso a quienes crecen espiritualmente y en apariencia, nada les detiene:

“... muchos de sus discípulos volvieron atrás...”

3.- El momento de confrontación nos ofrece tres opciones:

a.- Volver atrás.

b.- Sumirnos en el estancamiento.

c.- Tomar la determinación de avanzar

4.- ¿Cómo se manifiesta un momento de confrontación?

a.- Cuando pensamos que espiritualmente hemos avanzado.

b.- Cuando no sabemos para dónde vamos.

c.- Cuando consideramos difícil asumir principios cristianos (v.66).

II.- El cristiano llega a un momento de decisión (v.67).

1.- El Señor Jesús nos ofrece la posibilidad de renunciar (v.67).

“¿Queréis acaso iros también vosotros?”

2.- Seguir al Señor Jesús se fundamenta en convicción, no en obligación (v.68).

3.- La convicción de seguir fieles al Señor Jesús se produce cuando le conocemos (vv.68, 69).

“... tú tienes palabras de vida eterna”

III.- ¿Qué hacer entre el momento de la confrontación y el momento de la decisión?

1.- Permanecer prendidos de la mano del Señor Jesús.

2.- Reconocer que si no permanecemos fieles, en cualquier momento podríamos volver atrás.

3.- Pedirle que nos permita guardar la fidelidad (vv.70, 71).

Conclusión:

Los momentos de confrontación en la fe, y de decisión, son inevitables en la vida del cristiano. En momentos así, es necesario permanecer asidos de la mano del Señor Jesucristo. Sólo con su ayuda, podemos salir airosos de cualquier momento de prueba y avanzar firmes en nuestras convicciones de fe.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com