bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Rompiendo las ataduras sexuales que le impiden una vida plena

Rompiendo las ataduras sexuales que le impiden una vida plena

Base Escritural: Efesios 5:3, 4; Mateo 5:27, 28;

Introducción:

Infinidad de personas se encuentran en tremendas ataduras sexuales. Hay quienes aseguran que no pueden abandonar la pedofilia, el homosexualismo, la adicción a la pornografía y sinnúmero de comportamientos inmorales que son contrarios a la Palabra de Dios.

Una vez la persona está en las redes de la inmoralidad, el enemigo espiritual no querrá soltarlo. Hoy podrá comprobar con ayuda de las Escrituras, que no solamente es posible ser libres, sino que además, se puede permanecer en esa libertad que nos ofrece el Señor Jesús.

I. Millares de personas están atrapadas por la inmoralidad sexual y sienten que no pueden escapar (Apocalipsis 21:27)

1. Infinidad de personas –incluso cristianos de muchos años— se encuentran atrapadas en la inmoralidad sexual

a. Ataduras a pensamientos inmorales

b. Ataduras a hábitos impuros

c. Ataduras a una vida sexual desordenada

d. Ataduras a perversiones sexuales

e. Ataduras a la lujuria

2. Cada nueva acción de quien se encuentra bajo ataduras sexuales le llevan a un nivel más bajo

a. Sólo Dios puede librarnos (Santiago 1:21)

b. A los ojos de los demás es posible ocultar nuestro mundo interior verdadero a otras personas, pero no a Dios que conoce lo íntimo del corazón (1 Crónicas 28:9 b)

Fases evolutivas de las ataduras sexuales

Fases

Características

1. Impureza mental y física

Estimulación mental y física, adicción a imágenes de pornografía, fantasías sexuales, masturbación, aventuras ilícitas, acudir a prostitución.

2. Perversiones sexuales

Exhibicionismo, voyerismo, travestismo, bestialismo, fetichismo, necrofilia entre otros

3. Comportamiento criminal

Acceso carnal violento, hostigamiento a niños, incesto, sado-masoquismo

4. Cada nueva tentación lleva a quien se deja atrapar a una acción más baja e impure
“Algunos de los hombres y mujeres a los que he aconsejado no quisieron jamás ser controlados por las fantasías sexuales. Pero, como el proverbial sapo en la olla de agua, no se dieron cuenta de que su secreta fascinación por la pornografía, o las fantasías sexuales, los cocinaba lentamente; al principio del proceso tanto el sapo como el cristiano tentado sexualmente pueden saltar dentro del agua caliente, pero después de estar haciéndose concesiones y aclimatándose continuamente a su ambiente potencialmente mortal, terminan siendo débiles e incapaces para escapar de la trampa” (Neil T. Anderson. “Una vía de escape”. Editorial Unilit. Estados Unidos. 2010. Pg. 19)
5. El cristiano está llamado a ser vencedor sobre toda atadura sexual (Filipenses 4:13; 2 Pedro 2: 9, 10)

6. Ceder a la tentación sexual termina por convertirse en un hábito

a. El hábito toma fuerza en la mente

b. Ceder a la tentación se convierte en un patrón de comportamiento muy fuerte

7. Cuando se establece una fortaleza mental aun cuando la persona conoce la voluntad de Dios en cuanto a la moralidad, actúa en contra porque siente que no se puede resistir
“Para liberarse de la esclavitud sexual que le encadena, la persona debe entender en primer lugar cómo quedó inmerso en ella. Debe reconocer el camino que lo condujo a esa esclavitud para que pueda renunciar a esos pensamientos y conductas impuras, y debe también identificar a quienes pudieron haber contribuido o estimulado en esa mala dirección, para que les pueda perdonar” (Neil T. Anderson. “Una vía de escape”. Editorial Unilit. Estados Unidos. 2010. Pg. 46)
8. Hay por lo menos tres caminos que conducen a las ataduras sexuales:

a. La promiscuidad sexual. Participar en actividades que estimulan la lujuria (Mateo 5:27, 28)

b. Alimentar pensamientos e inclinaciones hacia la homosexualidad

c. Hostigamiento o abuso sexual en la infancia

9. Las ataduras sexuales se transforman, con el paso del tiempo, en fortalezas mentales (Efesios 4:18, 19; Efesios 2:2)

a. Quien se encuentra atado, generalmente rechaza la ayuda (Juan 3:20, 21) Niega estar bajo ataduras.

b. Satanás gobierna este mundo por el pecado y no quiere que quienes están bajo ataduras, sean libres (Cf. Juan 12:31; 14:30; 16:11; Efesios 2:2; 1 Juan 5:19)

c. Satanás no quiere que el cristiano conozca su identidaden Jesús y la autoridad que puede ejercer en Cristo

10. En Cristo Jesús hay esperanza de libertad espiritual y física de cualquier atadura (Colosenses 1:13, 14)

a. Satanás tratará de hacer creer a la persona que es imposible alcanzar la libertad

b. Satanás olvida que el Señor Jesús lo venció en la cruz y nos llama a libertad plena
“El primer paso en la recuperación de alguien que se encuentra en esclavitud sexual es salir de las tinieblas del escondite, y darle la cara a la verdad de la luz… la esclavitud al sexo es lo más fácil para ocultar… no hay indicios obvios de la esclavitud sexual… puede permanecer como una pesadilla privada para toda la vida a menos que se traiga a la luz y se trate” (Neil T. Anderson. “Una vía de escape”. Editorial Unilit. Estados Unidos. 2010. Pg. 66)
11. El sexo ilícito es la puerta más fácil para quedar atrapado en ataduras. La promiscuidad, el adulterio y la fornicación, son entre otras, semillas que siembra el enemigo en nuestra mente.

II. Dios desea que nuestra vida personal y matrimonial esté libre esté libre de inmoralidad sexual (1 Tesalonicenses 4:3-5)

1. Dios desea nuestra santificación

a. Que nos apartemos de inmoralidad

b. Que nos alejemos de pasión de concupiscencia
“El creyente es llamado a manifestar la santidad en todo su andar, según el modelo perfecto del Señor que nos ha dejado… Se ha dicho que todo lo que es digno de Cristo, es indigno de un cristiano. Esta santidad estará caracterizada por la luz en nuestro comportamiento entero.” (“Seguid la santidad”. Revista Creced. Holanda. 01/2012. Pg. 10)
2. El matrimonio debe mantenerse puro (Hebreros 13:4)

a. E vitar la pornografía, las fantasías sexuales y todo lo que estimule el sexo ilícito (Mateo 5:27, 28; Proverbios 4:23)

b. No dar lugar a las tentaciones. Si tocan a nuestra puerta, rechazarlas en el Nombre y autoridad de Jesucristo (Santiago 1:14, 15)

c. Ser cuidadosos de los pensamientos y acciones que anidamos en nuestro corazón (Mateo 12:34)

3. No podemos olvidar que incurrir en inmoralidad sexual contamina nuestra vida y nos persigue como una sombra, como ocurrió con el rey David tras pecar con Betsabé (Hechos 13:22; 1 Reyes 15:5)

a. El pecado oculto nos destruye física y espiritualmente (Salmos 32:3, 4)

b. Ningún pecado permanecerá oculto para siempre (Mateo 10:26)

c. Es mejor promover la libertad de toda atadura sexual ahora

4. El ciclo de la adicción sexual tiene fases bien definidas:

a. Experiencia inicial adictiva

b. Hábito – Toma seis semanas en arraigarse

c. Dependencia

d. Auto indulgencia al cometer la inmoralidad

e. Degradación (Romanos 1:24-28)

5. Una persona llega a la degradación cuando su comportamiento inmoral es gobernado por una fortaleza mental.

Hay dos formas como se establecen las fortalezas mentales:

a. Experiencias traumáticas – Por ejemplo: acceder a material obsceno

b. Experiencias inmorales – Por ejemplo: ser objeto de abuso sexual

III. Solo cuando se experimenta un cambio de naturaleza, se puede ser libre de las ataduras sexuales (1 Juan 3:8, 9)

1. Cristo Jesús nos hace parte de su naturaleza divina (2 Pedro 1:4; Romanos 8:8, 9)

a. Cristo es quien liberta de las ataduras de las tinieblas (Colosenses 1:13, 14)

b. La sangre del Señor Jesús es la que limpia de todo pecado del ayer

2. En Cristo la persona atada puede volver a la vida plena (Efesios 2:1-3; 5:8)

3. Somos libres de elegir si obedecemos a Dios y caminamos en Su presencia, en justiciay pureza.

IV. Las ataduras sexuales se rompen cuando reconocemos nuestra identidad y autoridad en Cristo

1. Es necesario conocer nuestra identidad y ejercer la autoridad y poder en Cristo para experimentar una vida cristiana exitosa (2 Pedro 1:3, 4; Romanos 6:6, 7)

a. Cuando tenemos claro quiénes somos en Cristo, permanecemos en Él (Juan 15:1-8)

b. Cuando tenemos claro quiénes somos en Cristo, caminamos en el Espíritu (Gálatas 5:16)

2. El enemigo puede seguir tomando ventaja de las ataduras sexuales que condenan (Romanos 8:1, 2)

3. Usar nuestro cuerpo para la inmoralidad sexual es profanar el templo de Dios (1 Corintios 6:13-20)

a. No podemos deshonrar la libertad que tenemos en Cristo para usar el cuerpo en actos inmorales (Gálatas 5:13)

b. Es necesario cerrar puertas y renunciar en oración a los pecados de inmoralidad sexual en los que se incurrió en el pasado (Romanos 12:1)

b.1. Satanás procurará traer nuevas tentaciones a nuestra mente (1 Pedro 5:8)

b.2. Debemos resistir las tentaciones de Satanás (Santiago 4:7)
“Los viejos hábitos son difíciles de romper. Una vez que hemos acondicionado nuestra vida a un patrón de respuesta a cierto estímulo es difícil reprogramar nuestras mentes. Esto también es verdad con los patrones de pensamiento y los hábitos establecidos contarios a la Palabra de Dios. Son patrones que se puede haber introducido en nosotros mucho antes de que fuésemos cristianos” (“Seguid la santidad”. Revista Creced. Holanda. 01/2012. Pg. 170)
4. El cerebro lo reprogramamos a través de nuestros pensamientos. Lo que vemos y lo que escuchamos termina ejerciendo influencia en nuestros patrones de comportamiento (2 Corintios 10:5)

a. Es necesario ser cuidadosos de los pensamientos que procesamos (1 Corintios 14:20)

b. Dios nos manda huir de la fornicación, lo que comienza con poner filtro a nuestros pensamientos (1 Corintios 6:18; 2 Corintios 4:4; 11:3)

V. Es esencial adelantar el proceso para romper con las ataduras y cautiverio por inmoralidad sexual

1. Si vamos a derribar fortalezas espirituales de maldad en la mente es necesario reprogramar nuestros pensamientos para rechazar todo lo inmoral (Gálatas 5:24, 25; Colosenses 3:15; Salmos 119:9-11)

2. Elabore un listado en el que defina cómo ha sido la relación con sus padres, los hábitos y adicciones que han permanecido generacionalmente, si usted ha experimentado abuso sexual, si ha habido problemas mentales y qué grado de compromiso ha tenido su familia con Dios.

3. Es necesario estar preparados porque el enemigo espiritual procurará interrumpir el proceso, generando en su vida escepticismo o temor.
Las equivocaciones del pasado no se rectifican cuando usted perdona. Sin embargo, al perdonar usted se puede librar de ellas… ¿Cómo detener el dolor? La única manera es romper la esclavitud y perdonar de todo corazón” (“Seguid la santidad”. Revista Creced. Holanda. 01/2012. Pg. 199)
4. Dios espera que permanezcamos libres, firmes en esa libertad que nos ha dado (Gálatas 5:1, 16)

a. Renunciar a pecados ocultos (Salmos 32:2; Efesios 4:15, 25)

b. Disposición para recibir y aplicar la libertad en Cristo (Juan 8:32, 36)

c. No seguir creyendo las mentiras de Satanás (Juan 8:44; 1 Juan 1:8)

d. Aplicar la Palabra de Dios (Santiago 1:22; 4:17)

e. No reincidir en frecuentar malas compañías (1 Corintios 15:33)

f. Permanecer unidos a la mano del Señor Jesús (Juan 15:5, 8)

g. Perdonar de corazón a quienes nos causaron daño (Mateo 18:35)

h. Recordar siempre que si Dios nos perdonó, esos pecados –por graves que hayan sido— quedaron sepultados en el pasado (Hebreos 10:17; Salmos 103:12)

5. Hoy es el día para permitirle al Señor Jesús que tome control de toda su vida

Conclusión:

El Señor Jesús murió en la cruz para traernos libertad espiritual. No hay atadura a la inmoralidad sexual que no pueda ser rota por el poder de Dios. Nuestro adversario espiritual, Satanás, querrá vendernos la idea de que es imposible, pero está mintiendo. La perversión sexual en el ser humano, cualquiera que sea, puede ser derribada y quien la enfrenta, salir airoso, si permite que el Señor Jesús sea quien haga la obra, y tomados de Su mano, emprenden el proceso de reprogramación de la mente con el fin de ser totalmente libres.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com