bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas

Alabando a Dios en medio de las circunstancias adversas

Base Bíblica: 1 Tesalonicenses 5:16-18; Filipenses 3:1; 4:4

Introducción:

Un hecho que reafirman las Escrituras es que Dios tiene abundantes bendiciones para nuestra vida. Son bendiciones materiales y espirituales que Él desea, disfrutemos siempre y en toda circunstancia, aun las que nos parecen adversas. ¿Cómo podemos disfrutarlas? Cuando comprendemos que somos hijos de Dios, y que en esa nueva condición, tenemos derecho a Sus bendiciones. La obra ya la hizo el Señor Jesús en la cruz. A nosotros, por el amor infinito de nuestro Padre celestial, nos corresponde únicamente tomar y disfrutar esas bendiciones.

I. Cuando nuestra actitud es grata y alabamos a Dios, Él cambia las circunstancias por adversas que resulten

1. La voluntad de Dios es que no perdamos el gozo a pesar de las circunstancias difíciles que podamos estar atravesando (1 Tesalonicenses 5:16-18)

a. Solamente alabamos a Dios cuando en nuestro corazón desarrollamos una actitud de ser gratos con Él de manera permanente

b. Las Escrituras enseñan que estar gozosos va de la mano con la búsqueda de Dios en oración

“Muchos de nosotros usamos las frases: “¡Alabado sea Dios!”, y “!Gracias a Dios!”, con tanta soltura, que llegan a perder su verdadero significado… alabar, entonces significa que aceptamos o que estamos de acuerdo con lo que aprobamos. De uno que, alabar a Dios por una situación difícil, una enfermedad o una desgracia, significa literalmente que aceptamos o aprobamos lo que está ocurriendo como parte del plan de Dios para nuestra vida “ (Merlin R. Carothers. “El poder de la alabanza”. Editorial Vida. EE.UU. 2008. Pg Pg. 11)

2. Cuando alabamos a Dios en medio de las circunstancias difíciles, estamos reconociendo que Él está en control de todo

3. Cuando desarrollamos intimidad con Dios, podemos conservar el gozo a pesar de las circunstancias difíciles (Filipenses 4:4)

“Se instruye a los cristianos a regocijarse en todas las circunstancias, y cumplir esto es posible porque el verdadero gozo está en el Señor. De ahí que los cristianos puedan regocijarse íntimamente, aunque sea lúgubre todo lo que nos rodea” (Comentario a Filipenses 4:4. Biblia de Estudio Plenitud. Editorial Nelson. EE.UU. 2012. Pg. 1560)

4. Si perseveramos asidos de la mano del Señor Jesucristo, conservamos el gozo en nuestro corazón a pesar de las circunstancias (Filipenses 3:1 a)

a. Si tratamos de entender cómo funciona el gozo en medio de la adversidad, no encontraremos una respuesta para la lógica humana.

b. Dios tiene todo cuidadosamente calculado y cumplirá sus promesas en nuestra vida (Salmos 47:7)

b.1. Alabamos a Dios con entendimiento, con convicción y no por que “toca hacerlo

b.2. Cuando nos rendimos a Dios, aprendemos que aún las circunstancias difíciles obran para nuestro bien (Romanos 8:28)

“He encontrado muchas personas que alaban a Dios por las circunstancias, simplemente porque aceptan la palabra de la Biblia que enseña a alabar a Dios por cada cosa. Alabando a Dios experimentan pronto el resultado de una actitud de constante gratitud y gozo y, a su vez, su fe es fortalecida y pueden seguir viviendo de este modo” ( Merlin R. Carothers. “El poder de la alabanza”. Editorial Vida. EE.UU. 2008. Pg Pg. 11)

5. Cuando nos rendimos a Dios, no por el resultado que esperamos sino por las circunstancias que estamos viviendo, así resulten adversas, observaremos cambios (Salmos 37:4)

a. Cuando alabamos a Dios con gratitud, así el panorama luzca ensombrecido, algo maravilloso ocurrirá.

b. El primer gran cambio que observamos es nuestra perspectiva y actitud ante la adversidad

II. Cuando alabamos a Dios en medio de la adversidad, le estamos honrando y glorificando

1. Dios se agrada y glorifica en medio de las alabanzas de su pueblo (Salmos 22:3)

a. Las Escrituras documentan que la batalla contra un ejército enemigo fue ganada cuando hay oración y alabanzas de su pueblo (2 Crónicas 20:1, 2, 5, 6, 18, 21-24)

b. Cuando alabamos en medio de la crisis, apartamos los ojos de las circunstancias y las fijamos en Aquél que nos asegura la victoria.

2. Dios espera que creamos en Él— que cambia las circunstancias — , oremos y esperemos en Su poder ilimitado. Es un ejemplo que nos enseñó el Señor Jesús (Marcos 6:41-43)

III. El poder de la alabanza, que toca el corazón de Dios, sigue obrando hoy

1. Hoy podemos ver obras mayores si ponemos en práctica el principio de creer, orar y esperar en Dios, en medio de una actitud de alabanza (Juan 14:12-14)

a. Es esencial que no solo depositemos nuestra fe en el Señor, sino que además, le demos las gracias en medio de todas las circunstancias, así resulten adversas (Juan 11:41)

b. No podemos permitir que nuestro enemigo espiritual nos robe la convicción de que Dios hará siempre algo a favor nuestro.

“Dios desea bendecirnos con cosas buenas. Quiere que seamos felices y esto, para algunos, es difícil de comprender y de aceptar” “ (Merlin R. Carothers. “El poder de la alabanza”. Editorial Vida. EE.UU. 2008. Pg Pg. 11)

2. Como hijos de Dios, gracias a la obra redentora del Señor Jesús, recibimos las bendiciones materiales y espirituales de Dios (Efesios 1:3, 12)

a. Recibimos bendiciones no porque las merezcamos sino porque Dios nos ama

b. En Cristo tenemos los derechos que tienen los hijos de Dios

c. Recibimos bendiciones materiales y espirituales siempre

“¿Estamos ahora rodeados de circunstancias difíciles? ¿Hemos estado luchando por entender el porqué se nos ha venido el mundo encima? Entonces, intentamos aceptar con nuestro entendimiento que Dios nos ama y que ha permitido esas circunstancias porque sabe que son buenas para nosotros. Alabémosle por lo que él ha puesto en nuestra vida; hagámoslo deliberadamente y con nuestro entendimiento” (Merlin R. Carothers. “El poder de la alabanza”. Editorial Vida. EE.UU. 2008. Pg. 13)

Conclusión:

Cuando comprendemos que Dios está en control de todas las circunstancias, no dejamos ni por un instante de alabar, convencidos que todas las cosas ayudan a bien a quienes le aman. Él no nos ha dejado solos, y si algo quiere, es bendecirnos. Sus bendiciones, que recibimos en nuestra condición de hijos de Dios gracias a la obra redentora del Señor Jesús, son de carácter material y espiritual. Y esas bendiciones, como enseñan las Escrituras, aplican en el nivel físico y en la dimensión espiritual. ¡Comience a alabar a Dios, que ninguna circunstancia adversa podrá impedir el plan que Él tiene para su vida!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio