bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Arrepiéntase y emprenda una nueva vida

Arrepiéntase y emprenda una nueva vida

Base Bíblica:  Hechos 2: 37-42; Macos 1: 14, 15.

Introducción:

Infinidad de personas viven bajo su inclinación a la pecaminosidad, haciendo frente a las graves consecuencias que se derivan de esa condición. Encuentran problemas permanentes a nivel personal, espiritual y familiar. Se encuentran atrapadas. A menos que hagan un alto en el camino, no podrán escapar de esa situación.

Aun cuando la vida se haya convertido en un auténtico infierno, fruto de los equívocos que arrastramos desde siempre, hay una nueva oportunidad. Nos la ofrece el Señor Jesucristo cuando nos arrepentimos y nos volvemos a Él.

El afamado expositor de la Palabra, John Wesley, explicó que, al presentarnos ante el Padre, arrepentidos, recibimos la gracia del perdón:

“Justificación es otra palabra para perdón. Es el perdón de todos nuestros pecados y con todo lo que ello implica, nuestra aceptación por Dios.”

Dejamos atrás lo que hemos sido y emprendemos una existencia renovada, que tiene impacto en nuestra relación con el cónyuge, los hijos y, en general, las personas que amamos.

I.- EL ARREPENTIMIENTO, PASO FUNDAMENTAL PARA UNA NUEVA VIDA

1.- El Señor Jesús enseñó sobre la importancia del arrepentimiento (Macos 1: 14, 15)

Implica dos decisiones:

a.- Arrepentirse

b.- Creer en el Evangelio

2.- No podemos seguir estancados en el pecado (1 Juan 3: 4)

3.- Si no nos arrepentimos, responderemos ante Dios por una vida pecaminosa (Santiago 2: 10-12)

4.- No podemos obedecer a la carne, por su inclinación hacia el pecado (Romanos 8: 7)

5.- La Palabra de Dios enseña que el pago del pecado es la muerte (Romanos 6: 23)

II.- EL ARREPENTIMIENTO NOS LLEVA A EXPERIMENTAR CAMBIO Y CRECIMIENTO

1.- En el primer siglo, conscientes de sus pecados, un grupo de habitantes en Jerusalén, preguntó al apóstol Pedro qué debían hacer (Hechos 2: 37)

2.- La respuesta del apóstol Pablo los encaminó hacia la necesidad de arrepentirse (Hechos 2: 38)

Una ruta sencilla, pero eficaz:

a.- Arrepentimiento

b.- Bautismo

c.- Perdón de pecados

3.- Cuando nos arrepentimos del pecado que hemos cometido, lamentamos profundamente haber actuado así (Lucas 7: 38)

III.- DIOS NOS GUÍA EN EL PROCESO DE ARREPENTIMIENTO

1.- Cuando nuestro arrepentimiento es el producto de reconocer el pecado delante Dios, es un arrepentimiento transformador (2 Corintios 7: 9, 10)

a.- Un arrepentimiento según Dios, en Su voluntad.

b.- Un arrepentimiento para salvación.

2.- El arrepentimiento es el fundamento para la transformación en todas las áreas de nuestra vida (2 Corintios 7: 11)

3.- Cuando desarrollamos el proceso de arrepentimiento de la mano del Señor Jesucristo, rendimos frutos (Mateo 3: 5-8)

4.- Cuando nos arrepentimos de corazón, nos cubre la gracia perdonadora de Dios (Salmos 51: 1-4; Romanos 5: 10; Efesios 2: 8, 9)

a.- Dios valora nuestro arrepentimiento (Salmos 51: 17)

b.- Cubiertos por la gracia perdonadora de Dios, decidimos no volver al pecado (Romanos 6: 1-4, 1 Juan 5: 3)

5.- La gracia de Dios, que nos perdona, no podemos convertirla en una excusa para actuar con libertinaje (1 Pedro 4: 17, 18; Judas 4)

Conclusión:

Todos angelamos emprender una nueva vida. Es posible, no en nuestras fuerzas, sino por el poder y la gracia de Dios. Las Escrituras lo enseñan claramente.

El autor cristiano, Richard F. Ames, escribe:

“… la tristeza que es de Dios, es decir, el verdadero arrepentimiento, produce frutos… Una persona que se ha arrepentido sinceramente cambia su modo de pensar y de actuar. Su compromiso para ser transformado, es auténtico.”

En el proceso de arrepentimiento, quien nos ayuda a perseverar para no volver atrás, es Dios mismo.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio