bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Características de quienes sirven a Dios con valentía

Características de quienes sirven a Dios con valentía

BASE ESCRITURAL: 2 Samuel 23:8-23

Introducción:

Una sociedad como la nuestra, donde los valores y principios parecieran no estar presentes en lo que hacen las personas, demanda hombres y mujeres valientes. ¿Qué características rodean a los valientes? Están comprometidos con lo que hacen, se fijan metas, no se conforman con ser parte de la multitud, y por encima de todo, tienen su mirada fija en el Señor Jesús. Eso les asegura la victoria siempre, en todo lo que emprenden.

I.- LOS VALIENTES NO SALEN HUYENDO CUANDO LLEGAN LAS CRISIS (v.8).

1.- El valiente persevera con la mirada fija en una meta

2.- El valiente no se conforma con ser uno más de la multitud (V.8).

3.- El valiente está comprometido 100% con la causa.

II.- LOS VALIENTES NO SE DESANIMAN PORQUE LOS DEJAN SOLOS (vv.9,10).

1.- El valiente está preparado para todo, incluso para quedar solo (v. 9 b).

“... y se habían alejado los hombres de Israel”

2.- El valiente no mira la cantidad ni dimensión de los problemas, sino lo que lograrán (vv.9 a, 10).

3.- El valiente no depende de sus fuerzas sino de Dios (v. 10).

“Aquél día Jehová dio una gran victoria...”

III.- LOS VALIENTES PERMANECEN FIRMES A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS (vv. 11-17).

1.- El valiente no cambia sus metas pese a la adversidad (vv. 11, 12).

2.- El valiente tiene claro que el Señor es quien da la victoria (v.12).

3.- El valiente no se detiene ante los obstáculos (vv. 14-17).

IV.- LOS VALIENTES DESARROLAN SUS CAPACIDADES A PARTIR DE LAS CRISIS (vv.18-13).

1.- El valiente va hasta el final (vv.18,19).

2.- El valiente no se da por vencido fácilmente (vv.20-23).

Conclusión:

Dios requiere en su ejército, de hombres y mujeres dispuestos a trazarse metas y luchar, por encima de la adversidad, hasta lograrlas. Sin que importen las crisis, sin que medien nuestras fuerzas, que dependan en todo momento de Su Creador. Hombres y mujeres que no salgan huyendo cuando se presentan los primeros contratiempos. Hombres y mujeres que tengan claro que lo mejor, está por llegar. Y que nada que valga realmente la pena, será fácil. Y ante todo, que no es en nuestras fuerzas sino en las de Dios que ganamos la victoria, porque a ganar fuimos llamados.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio