bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Comenzando una nueva vida en victoria

Comenzando una nueva vida en victoria

Base Escritural: Ezequiel 18:21-32

Introducción:

Todos los seres humanos tenemos dos vías para tomar en esta vida. La primera, el sendero de hacer las cosas a nuestra manera, el que sin duda nos llevará a la perdición, y la segunda, rendir nuestra vida a Dios. Esta decisión la tomamos cuando comprendemos que el camino por el que vamos no nos lleva a ninguna parte. Y Dios nos ofrece la oportunidad de comenzar una nueva vida, en victoria.

I.- Dios abre las puertas a una nueva existencia

1.- Dios quiere operar una profunda transformación en nuestra existencia (v.31).

a.- Dios promete un nuevo corazón (v.31).

b.- Dios promete un espíritu nuevo (v.31).

2.- Dios no quiere la muerte de ninguno de sus hijos (v.32. Cf. Juan 5:24).

II.- Dios llama al hombre a tomar la decisión de cambiar

1.- Es una decisión personal. Dios no nos obliga (v.21).

“... si se apartare de todos sus pecados...”

2.- La decisión implica asumir nuevos principios de vida (v. 21 b).

“... y guardare todos mis estatutos...”

3.- La decisión abre las puertas a una nueva vida (v. 21 b).

“... de cierto vivirá; no morirá”.

III.- Dios borra nuestros pecados por siempre

1.- Los pecados quedan en el ayer (v.22 a).

2.- Se abre hoy una nueva oportunidad (v. 22 b, 23).

IV.- Dios nos exhorta a conservarnos en el sendero de la justicia

1.- Por el peso del pecado seremos juzgados (v.24).

2.- Es necesario seguir el sendero de Dios y no nuestros propios caminos (v.25).

3.- Es necesario velar y seguir firmes para no perder la salvación (v.26).

4.- Ante Dios responderemos por nuestros hechos (v. 30).

Conclusión:

Por la obra redentora de su Hijo amado Jesucristo, Dios perdonó nuestros pecados. Nos abrió las puertas a una nueva existencia, en santidad. No nos obliga, simplemente deja planteada esa posibilidad. Una vez en nuestro corazón recibimos al Señor Jesús, es necesario permanecer en el sendero de la salvación.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio