bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

¿Cómo recibir ricas y abundantes bendiciones de Dios?

¿Cómo recibir ricas y abundantes bendiciones de Dios?

Base Escritural: Mateo 6:33, 34

Introducción:

Como un padre amoroso, Dios desea bendecirnos rica y abundantemente. Es su propósito eterno para usted y para mí. Jamás olvide que de Él provienen la riqueza y la gloria. Él es quien puede engrandecer a quien quiere. Si Él nos bendice, todo cuanto hacemos resulta grandemente prosperado. Lo hace porque quiere siempre lo mejor para nosotros.

I. Dios desea bendecirnos rica y abundantemente

1. Dios es la fuente de nuestras bendiciones, prosperidad y riquezas (1 Crónicas 29:12)

a. De Dios provienen la riqueza y la gloria

b. Dios tiene el poder de engrandecer a quien quiere

2. La prosperidad material está ligada a las bendiciones de Dios (Proverbios 10:22)

a. Si Dios nos bendice, somos prosperados abundantemente

b. Si Dios nos bendice es porque quiere lo mejor para nosotros

II. Las bendiciones de Dios son una de las tantas consecuencias de nuestra fidelidad a Él

1. Dios bendice a quienes son caminan en fidelidad a Él (Proverbios 22:4; Eclesiastés 5:19)

a. Dios tiene preparadas abundantes bendiciones, riqueza, honra y bienes para quienes le son fieles

b. Las bendiciones materiales y espirituales de Dios son para disfrutarlas

2. Si Dios nos prospera, nuestra confianza debe seguir siendo Él y no los bienes materiales (Salmos 62:10; Proverbios 11:28)

a. Dios nos llama a reconocer que las riquezas materiales son efímeras

b. Nuestra confianza debe estar afincada en Dios y no en la prosperidad que Él nos asegura

III. Quien busca el Reino de Dios, recibe bendiciones del Dios del Reino

1. El Reino de Dios debe ser nuestra prioridad (Mateo 6:33)

2. Debemos honrar el Reino de Dios con nuestros bienes (Proverbios 3:9, 10)

3. Debemos desarrollar el principio del contentamiento (Proverbios 30:8, 9)

Conclusión:

Si caminamos fieles, de la mano de Dios, es apenas natural que recibamos bendiciones, ricas y abundantes. Son bendiciones materiales y espirituales, aquellas que hemos anhelado por mucho tiempo. Si deseamos movernos en esa dimensión, es necesario que caminemos conforme a los planes y propósitos que el Señor tiene para nosotros. Ser fieles a Dios es el secreto de las bendiciones.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio