bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Cristianos auténticos en medio de una sociedad sin principios

Cristianos auténticos en medio de una sociedad sin principios

Base Bíblica: 2 Timoteo 2: 19-21

Introducción:

Nuestra sociedad necesita hombres y mujeres que impriman cambios. Inicialmente en su entorno familiar, luego en la sociedad. Personas dispuestas a no ser parte de la multitud. Padres, medres e hijos que tengan un distintivo: principios y valores que traen cambios profundos. Cristianos auténticos, no meramente nominales y que se conforman con ir a una denominación en particular.

Todos podemos ser parte de ese movimiento gigantesco de transformación. Aquél que lo integran cristianos auténticos.

El paso inicial es permitir que Jesucristo gobierne nuestras vidas. Para descubrir la ruta a seguir, el texto de 2 Timoteo 2: 19-21 es esencial. Describe elementos distintivos que nos deben caracterizar.

I.- EL CRISTIANO AUTÉNTICO MARCA LA DIFERENCIA (v. 19)

1.- El cristiano auténtico no se deja arrastrar por la mundanalidad

Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos…” (v. 19 a)

a.- Dios sabe quiénes caminan en consonancia con Su voluntad.

b.- A mundo lo podremos engañar, pero Dios conoce a los que son suyos.

2.- El cristiano auténtico se mantiene firme en la disposición de caminar en santidad.

“Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.” (v. 19 b)

II.- EL CRISTIANO AUTÉNTICO DISPONE SU CORAZÓN PARA SER ÚTIL EN MANOS DE DIOS (v. 20)

1.- El cristiano auténtico sale de la multitud para marcar la diferencia en medio de una sociedad gobernada por la mundanalidad.

2.- El cristiano auténtico sabe que hay vasos útiles y honrosos, y vasos comunes.

“Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.” (v. 20)

3.- El cristiano auténtico dispone su corazón para ser un vaso útil en manos de Dios.

a.- Está dispuesto a pagar el precio.

b.- Persevera en la decisión.

III.- EL CRISTIANO AUTÉNTICO ASUME LA SANTIDAD COMO UN PRINCIPIO DE VIDA (v. 21)

1.- El cristiano auténtico tiene claro que la decisión de limpiarnos de toda contaminación no es de Dios sino nuestra.

“Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra.” (v. 21 a)

a.- Si se lo pedimos, Dios nos revela qué nos contamina.

b.- Si se lo pedimos, Dios nos da la fortaleza para vencer al pecado.

2.- El cristiano auténtico anhela ser instrumento útil en manos de Dios.

“…santificado, útil al Señor…” (v. 21 b)

3.- El cristiano auténtico se dispone para ser utilizado por Dios donde Él quiera.

“…dispuesto para toda buena obra.” (v. 21 c)

Conclusión:

La decisión, en todo momento, es personal. El Señor no nos obliga. Cada quien lo asume. Santidad. Ese es el distintivo. Cuando asumimos esa determinación, comenzamos a ser poderosos instrumentos en manos del Padre. Él sabe que podrá utilizarnos.

Hay mucho por hacer. Nuestra familia requiere transformaciones profundas. Necesita que sembremos semillas de cambio, que afiancemos principios y valores. Dios no nos obliga. Es un paso que cada quien debe dar.

¿Está usted dispuesto a asumir esa ruta de vida? Si es así, dé el paso inicial que es recibir a Jesucristo como el Señor de su vida. Él murió en la cruz para salvarnos de la perdición eterna, pero además, para ayudarnos en el proceso de cambio personal, espiritual y familiar. Ábrale hoy las puertas de su corazón.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio