bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Dios convierte las crisis en oportunidades para llegar a un nuevo nivel

Dios convierte las crisis en oportunidades para llegar a un nuevo nivel

Base Bíblica: 1 Reyes 19:1-18

Introducción:

Todos los cristianos comprometidos y los líderes, en algún momento de la vida enfrentamos crisis. Puede ser desánimo, persecución, críticas y muchas formas de minar nuestra fortaleza. ¿Qué hacer? El primer y más grande paso es no desprendernos, bajo ninguna circunstancia, de la mano de Dios. Elías después de un momento glorioso en el que confrontó y derrotó a los profetas de Baal y Astarté, terminó desanimado, temeroso y hasta con ganas de morir. Y Dios trató con él. No lo desechó sino que trató con él para llevarlo a una nueva dimensión del ministerio. Igual hace con nosotros, cuando atravesamos crisis y no dejamos de ser fieles en la fe.

I. Como líderes y creyentes comprometidos debemos prepararnos para duras batallas (vv. 2- 4)

1. El enemigo espiritual procura la destrucción de los siervos fieles a Dos (v. 2)

a. Jezabel encarna el propósito del enemigo espiritual por destruir a los creyentes

b. Jezabel encarna el propósito del enemigo de frenar el ministerio de Elías, como ocurre hoy con los siervos de Dios

c. El enemigo desencadena persecución y temor entre los líderes y creyentes que lo permiten

d. Otras herramientas de ataque del enemigo:

d.1. El desánimo

d.2. La crítica

d.3. La oposición

2. El líder y el creyente deben estar preparados para las batallas:

a. Elías sintió temor

b. Elías desconfió de la protección de Dios

c. Elías no enfrentó los problemas

d. Elías prefirió huir

3. Cuando dependemos de nuestras fueras y no de las que provienen de Dios, la frustración, la derrota y el desánimo nos agobian (v. 4)

a. Elías enfrentó el desierto

b. Elías vio afectada su auto estima

c. Elías llegó a creer que la muerte era la única salida

c.1. El final de la vida y ministerio de líderes y creyentes comprometidos no siempre es un final feliz (Números 11:14, 15; Gebreos 11:16, 37, 38)

c.2. El apóstol Pablo quiso morir (Filipenses 1:23)

II. Dios es nuestro pronto auxilio en las batallas que libramos diariamente (vv. 5, 6)

1. Es probable llegar a estar fuera de la voluntad de Dios, como ocurrió con Elías que salió huyendo

2. En medio de las crisis que afectan al líder y al creyente, Dios viene en nuestro auxilio (vv. 5, 6)

3. Si disponemos nuestra vida para dios, Él no terminará el trato con nuestras vidas hasta que hayamos atravesado todo el proceso (vv. 7, 8)

a. A Elías le faltaba mucho aún por hacer, en su vida y ministerio

b. El acompañamiento de Dios para Elías en medio de la crisis fue permanente

III. Un encuentro personal con Dios nos fortalece para enfrentar las batallas y llegar a un nuevo nivel (vv. 9-18)

1. Elías atravesó el desierto hasta llegar al monte Horeb (v. 8 c)

a. En el desierto confrontó el aparente fracaso

b. En el desierto confrontó la soledad, igual que el apóstol Pablo (Cf. 2 Timoteo 4:16)

c. En el desierto confrontó el desánimo

2. En medio de la crisis es necesario que tengamos un encuentro con Dios (v. 9)

a. Elías quiso justificar su escape de la realidad (v. 10)

b. Elías tenía altas expectativas – la conversión de Israel tras la confrontación con los profetas de Baal

c. Elías creía de manera equivocada que era el único con fe en todo Israel

c.1. Dios trató con la baja autoestima de Elías

c.2. Dios trató con el orgullo de Elías

3. Dios se reveló a Elías y lo llevó a un nuevo nivel de su ministerio (vv. 11-13)

a. Dios nos fortalece en las crisis

b. Si dependemos de Dios, las crisis se vuelven una oportunidad y a la vez, una bendición

4. Dios encomendó una nueva misión a Elías (vv. 14-17)

a. Dios no desecha a sus siervos

b. Dios desea fortalecernos para que le sirvamos más y mejor en el Reino

Conclusión:

Las crisis son inevitables. Las enfrentan creyentes y no creyentes. Lo complejo es cuando los problemas y las batallas, muchas de ellas inmisericordes, tocan a las puertas del líder y cristiano comprometido. La solución no es salir huyendo ni pretender que, muriendo, se resolverán los problemas. La solución estriba en buscar a Dios para fortalecernos en Él y seguir adelante, convencidos que alcanzaremos un nuevo nivel y que, la crisis de hoy, se convertirá en una poderosa bendición.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio