bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Dios reclama cristianos de corazón y no de mera confesión

Dios reclama cristianos de corazón y no de mera confesión

Base Escritural: Oseas 6:1-10

Introducción:

Las Escrituras plantean una enorme diferencia entre lo que se dice y lo que se hace y ubican en la primera posición a quienes hablan de Jesucristo pero no viven la Palabra. Su manifestación de vida cristiana es externa, no interna, que es justamente lo que reclama el Señor.

I.- En nuestra relación con Dios: hay diferencia entre decir y hacer (vv.1).

¿Por qué?

1.- Porque en nuestro corazón debe existir una actitud de búsqueda sincera de Dios (v.1 a).

2.- Porque detrás de toda crisis hay factores que la desencadenan:

a.- Nuestro pecado y progresivo distanciamiento de Dios.

b.- Nuestras decisiones erradas, fruto de la autosuficiencia.

3.- Porque Dios sana las heridas si se produce un arrepentimiento sincero (v.1 b).

II.- ¿Qué ocurre cuando hay una búsqueda sincera y arrepentimiento? (v.2)

1.- Que Dios restaura nuestra vida física (v. 2 a).

2.- Que Dios restaura nuestra vida espiritual (v.2 b).

a.- De nuevo encontrarle sentido a la vida.

b.- De nuevo tener una estrecha relación con Dios.

III.- ¿Cómo se produce el cambio? (v. 3)

1.- Cuando emprendemos una búsqueda sincera de Dios (v. 3 a).

2.- Cuando adoptamos una ley ineludible del reino de Dios:

Si buscamos a Dios, le hallaremos... (v. 3 b).

IV.- Dios conoce la verdadera actitud de nuestro corazón (vv.4-10).

1.- Dios conoce cuando la decisión de cambio es transitoria (v.4).

2.- Dios nos exhorta en su Palabra a un arrepentimiento y cambio sinceros (v. 5).

3.- ¿Qué quiere Dios de nosotros?

a.- Dios reclama amor interno, no externo (v. 6 a).

b.- Dios reclama ocupar el primer lugar en nuestra vida (v. 6 b).

c.- Dios reclama que haya fidelidad en su pueblo (vv. 7, 8).

4.- Dios conoce cuando hay engaño en nuestra actitud de creyentes (v. 10).

Conclusión:

Si disponemos nuestro corazón en una búsqueda sincera de Dios, se produce una transformación en nuestra vida. Lograremos avanzar en el conocimiento de Aquél que nos creó, andaremos en la disposición de santidad que nos corresponde y, sin duda, nuestro testimonio de vida será eficaz entre quienes nos rodean.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio