bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Disponga su vida para ser utilizado por Dios

Disponga su vida para ser utilizado por Dios

Base Bíblica: Marcos 1:1-11

Introducción:

Dios está buscando hombres y mujeres dispuestos a servirle, a rendirse de corazón a sus planes, trazados desde la eternidad. Juan el bautista es un ejemplo claro de alguien que era consciente de la misión a la que estaba llamado, estaba dispuesto a ser parte activa en el cumplimiento del plan divino, y perseveró siempre en esa dirección: ser instrumento útil en manos del Señor.

Al igual que Juan el bautista…

I.- ESTAMOS LLAMADOS A CUMPLIR UNA MISIÓN

1.- Juan el bautista vino a cumplir una profecía bíblica (v. 1-3; Isaías 40:3; Malaquías 3:1)

- Isaías vio en el futuro y en el tiempo, 750 años antes, que vendría Juan.

¿Quién fue Juan el bautista?

2.- Juan fue un instrumento en manos de Dios.

3.- Juan cumplió una misión específica en el tiempo de Dios.
  • Dios no improvisa.
  • Dios utiliza en Su obra a quienes disponen su corazón.
4.- Juan reunía dos características especiales:

a.- Mensajero de Dios (v. 2 b )

b.- Comisionado por Dios (v. 2 b)
  • Preparar el camino del Señor
  • Abrirle camino
¿Sabemos cuál es la misión que Dios nos ha encomendado?

¿Hemos sido fieles al llamado de Dios?

II.- LLAMADOS A SER FIELES AL MENSAJE DE DIOS

1.- Si somos fieles al mensaje de Dios, el escenario no importa. Juan predicaba en una zona desértica (v. 4)
  • Predicaba el arrepentimiento.
  • Predicaba el bautismo.
  • Predicaba el perdón de pecados.
2.- Si somos fieles al mensaje de Dios, las personas alrededor serán impactadas (v. 5)
  • No importaban las distancias.
  • No importaban los niveles sociales.
III.- DEBEMOS RECONOCER QUE SOMOS SERVIDORES DE DIOS

1.- La humildad y la sujeción a Dios eran un distintivo de Juan (v. 6)

2.- Juan reconoció la grandeza del Mesías. Él es el dueño de la obra (vv. 7, 8)

3.- Jesús honró el ministerio de Juan (vv. 9 -11)

Conclusión:

Cuando rendimos nuestra vida en manos de Dios, llegamos más lejos de cualquier meta que nos hubiésemos fijado. Es esencial disponer el corazón y sujetarnos a Su voluntad. Él hará aquello que tiene planeado con nosotros. Basta dar un paso, decidirnos. El resto lo hará el Señor.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio