bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

El llamamiento de Dios

El llamamiento de Dios

Base Escritural: Juan 6:60-71

Inicio:

Infinidad de personas encuentran apasionante servir a Dios. Unos, de corazón. Lo hacen con sinceridad; otros, por el contrario, por el reconocimiento que encierra ser un ministro del Señor en la extensión del Reino. Si en nuestro corazón hay conciencia del llamamiento y convicción de que esa convocatoria viene de Dios mismo, avanzaremos en el centro mismo de Su voluntad, hacia el cumplimiento del propósito eterno. Recuérdelo siempre: fuimos llamados con un propósito específico y debemos cumplir nuestra misión.

I. EL LLAMAMIENTO DE DIOS IMPLICA RENUNCIAR A LA CARNE

1. No todos están dispuestos a pagar el precio (vv. 60, 66)

“...Al oírlas, muchos de sus discípulos...”

a. Hay quienes aman más al mundo que a Dios

b. Hay quienes vuelven la mirada atrás

2. Los misterios de Dios se entienden por la obra del Espíritu Santo (vv. 61-63)

a. Sujetos a la carne, no ascendemos en la dimensión espiritual (vv. 61, 62)

b. Jesucristo marcó las diferencias (v,63)

c. Oración, ayuno y Palabra de Dios...

d. La dimensión material: la carne (v. 63)

II. EL LLAMAMIENTO VIENE DEL PADRE

1. El nos escogió desde la fundación del mundo (v.65)

...Se preocupó por nuestras vidas. Nos valoró...

2. Razonamiento: Si el Padre nos llamó, nos ayuda a permanecer firmes (v.65)

III. LA DECISIÓN DE PERMANECER FIRMES ES NUESTRA, NO DE DIOS

1. Tenemos libertad de elegir (v.64 a)

a. Es una decisión personal:
  • Creer
  • Medir las consecuencias
  • ¿Cómo está mi vida?
  • ¿Qué necesita?
  • ¿Dónde puedo encontrarlo?
  • Y decidir: acepto o no
b. Quien tiene conciencia del llamado, no renuncia...

2. Sigamos adelante o volvamos atrás, debemos enfrentar las consecuencias (vv.67-69)

... No debemos sentirnos presionados al momento de elegir...

Conclusión:

Dios nos escogió con un propósito desde antes de fundar el mundo. En su corazón hemos estado desde siempre. Y nuestra meta debe ser cumplir con la vocación y misión a la que nos llamó. Si caminamos prendidos de Su mano, Él nos guiará para cumplir las metas que trazó desde la eternidad para nosotros. La clave estriba en la permanencia. No podría despedirme sin preguntarle: ¿Está cumpliendo la misión a la que Dios le llamó? ¿Ya respondió a Su llamado?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio