bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

El secreto de Dios para bendecir nuestras vidas y la de nuestra familia

El secreto de Dios para bendecir nuestras vidas y la de nuestra familia

Base Bíblica: Salmos 128:1-6

Introducción:

¿Cómo obtener abundantes bendiciones de Dios? Sin duda es uno de los interrogantes que ha rondado su cabeza muchas veces. Ha buscado aquí y allá en procura de encontrar la fórmula. El Salmos 128 nos ofrece una llave eficaz. Nos enseña que si somos fieles al Señor no solo seremos bendecidos ricamente a nivel personal, sino que además, esas bendiciones alcanzar a toda nuestra familia. Decidirnos por Dios en nuestra vida marca un antes y un después: Un antes sin bendiciones, y un después representado en bendiciones en nuestra existencia y en todo cuanto hacemos.

  1. La fidelidad a Dios es la llave para recibir bendiciones (v. 1) ¿Quiénes reciben bendiciones de Dios?
    1. Recibe abundantes bendiciones quien se decide a darle a Dios el primer lugar en su vida (v. 1)
    2. Recibe abundantes bendiciones quien pone a Dios poder encima de sus propias metas, sueñas y proyectos (v. 1)
    3. Recibe abundantes bendiciones quien reconoce la importancia de andad en los caminos de Dios (v. 1)
  2. Las bendiciones de Dios prosperan todo cuanto hacemos (v. 5)
    1. Dios prospera todo cuanto hacemos
    2. Dios nos bendice donde quiera que estemos (v. 5 a)
    3. Dios nos bendice todos los días de nuestra vida (v. 5 b)
  3. Las bendiciones de Dios alcanzan a toda nuestra familia (vv. 3, 4, 6)
    1. Dios bendice la relación conyugal (v. 3 a)
    2. Dios bendice nuestra relación con los hijos, y a los hijos mismos bendice en sus vidas (v. 3 b)
    3. Dios bendice toda nuestra generación (v. 6)
    4. Poner la mirada en Dios nos asegura bendiciones permanentes (v. 4)

Conclusión:

Si reconocemos la necesidad de ser bendecidos en abundancia por Dios en nuestras vidas y en la de quienes integran nuestra familia, es necesario que caminemos en el centro mismo de Su voluntad. La clave es la fidelidad a Él. Cuando lo hacemos, aprendemos que las bendiciones provienen del Señor y no de las circunstancias que nos rodean (Cp. Salmos 72:17; Proverbios 14:21; Mateo 13:16; Santiago 1:25). La decisión de ser bendecidos está en nuestras manos. Parte de una determinación. Se fundamenta en decirle Sí a Dios en nuestras vidas.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio