bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

¿En dónde encontramos una vida feliz?

¿En dónde encontramos una vida feliz?

Base Bíblica: Lucas 12:13-21.

Introducción:

Millares de personas en todo el mundo andan buscando la felicidad. Un alto porcentaje, procuran encontrarla en los bienes materiales. Inviernen todos sus esfuerzos en alcanzar ese grado de realización. Sin embargo, cuando creen haberlo logrado, descubren que destruyeron su relación familiar y aún su propio estado de salud.

Cuando dos discípulos fueron al Señor Jesús en procura de dilucidar aspectos relacionados con la economía, Él fue claro en advertir que ese gozo y realización no provenía de la avaricia.

Sobre esa base, ¿En dónde encontramos la felicidad que tanto anhelamos?

I.- RECONOCER QUE LOS BIENES MATERIALES SON TRANSITORIOS (vv. 16, 17)

1.- Nuestro error: depositar la confianza en los bienes materiales (vv. 16, 17)
  • Sólo aquello que Dios provee, permanece (Proverbios 10:22)
2.- Nuestro error: pensar que los bienes materiales dan vida (v. 17; Proverbios 13:7)

a.- No podemos confiarnos en el mañana que quizá nunca llegará (Santiago 4:13, 14)

b.- Sólo Dios sabe si habrá un mañana para nosotros, por tal motivo no podemos confiarnos (Santiago 4:16)

c.- Dios es quien sabe qué debemos hacer, aún con los bienes materiales (Proverbios 19:21)

¿Cómo podemos definir la verdadera felicidad?
  • Cuando hay paz interior, producto de una buena relación con Dios y con nosotros mismos.
  • Cuando edificamos relación familiar sólida.
  • Cuando disfrutamos cuanto hacemos.
  • Cuando disfrutamos cuando Dios nos ha provisto.
  • Cuando disfrutamos las bendiciones y bendecimos a otros.
II.- RECONOCER  QUE LOS BIENES MATERIALES NO NOS ASEGURAN UNA VIDA FELIZ (vv. 18, 19)

1.-  Quien procura los bienes materiales, jamás se sacia: siempre querrá tener más (v. 18)

a.- La palabra de Dios enseña que no debemos confiar en los bienes materiales (1 Timoteo 6:17)

b.- La palabra de Dios enseña que los ricos deben ser generosos, atesorando para la eternidad (1 Timoteo 6:18, 19)

2.- Quien procura los bienes materiales, no encuentran la felicidad (v. 19)

¿Qué produce nuestra preocupación por los bienes materiales?
  • Daña nuestra relación con Dios.
  • Daña nuestra vida espiritual.
  • Daña nuestra relación familiar.
III.- RECONOCER QUE SÓLO LAS RIQUEZAS ESPIRITUALES PERMANECEN PARA LA ETERNIDAD (vv. 20, 21)

1.- En cualquier momento seremos llamados a rendir cuentas a Dios (v. 20)

a.- Partiremos a la eternidad sin nada (1 Timoteo 6:7)

b.- Lo que acumulamos hoy, no sabemos de quién será mañana (Salmos 39:6, Eclesiastés 5:12)

2.- Es necesario ser rico para con Dios (v. 219

a.- Una relación de intimidad con Dios.

b.- Una vida de oración.

Conclusión:

Nuestra felicidad plena la encontramos en Dios. Él es la fuente de un gozo y realización imperecederos. Cuando nos afincamos en Él, nos provee lo que necesitamos, y esa economía, es sólida, permanece (Proverbios 10:22)

Es hora de hacer un alto en el camino y revisar cómo anda nuestra relación con Dios, con nosotros y, por supuesto, con nuestra familia.

Una vez nos evaluamos, es hora de imprimir cambios prendidos de la mano del Señor Jesucristo. Él nos ayuda en el proceso para alcanzar la verdadera felicidad.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio