bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Nuestras oraciones tocan el corazón de Dios

Nuestras oraciones tocan el corazón de Dios

Base Escritural: Lucas 11:1-13

Introducción:

Nuestro amado Señor Jesús nos enseñó la importancia de pasar tiempo en oración. Él sabía que nuestro clamor toca el corazón de Dios. Comprobó en su ministerio que Dios hace posible lo imposible. Nuestro amado Salvador nos trazó el sendero para que hagamos lo mismo: oremos y comencemos a movernos en la dimensión sobrenatural del poder de Dios.

1.- El Señor Jesús pasaba tiempo en oración (v. 1).

a.- Era uno de sus hábitos:

— Conocía el poder que se libera con la oración

— Conocía la importancia de tener íntima comunión con el Padre

b.- El Señor Jesús encontraba la guía del Padre, en oración, para tomar sus

decisiones (Lucas 6:12).

“...pasó la noche orando...”

2.- El Señor Jesús reconocía los atributos del Padre (vv.2-4).

a.- El Señor Jesús reconocía:

— La autoridad del Padre (v.2).

— Pude que venga el reino de Dios (v.2b).

— La importancia de cumplir la voluntad del Padre (v.2c)

— Clama por la provisión diaria (v.3)

— Recomienda clamar por el perdón (v.4).

— Recomienda pedir fortaleza divina frente a la tentación (v.4b).

b.- El Señor Jesús plantea un modelo pero propone, que sea un diálogo con Dios como se infiere por la lectura de estos versículos.

3.- El Señor Jesús reconoció la necesidad de perseverar (vv.5-11).

a.- Perseverar significa no rendirse (vv.5-8).

b.- Si oramos, las posibilidades son ilimitadas (vv.9, 10).

c.- Los que perseveran, alcanzan (vv. 11,12).

Conclusión:

La Iglesia debe recobrar la primacía de la oración en todo lo que hace. Cuando clamamos, se libera poder de parte de Dios. El responde a nuestras oraciones. Basta que establezcamos, de un lado, sujeción al Señor y su voluntad; segundo, una íntima relación con el Padre, y tercero, la convicción firme de que para El nada es imposible. Si no dudamos, los milagros ocurrirán. Pero todo, comienza con la oración...


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio