bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Siempre hay oportunidad de Dios para arrepentirnos y comenzar una nueva vida

Siempre hay oportunidad de Dios para arrepentirnos y comenzar una nueva vida

Base Bíblica: Juan 8:1-11

Introducción:

Toda persona tiene una oportunidad de arrepentirse y emprender una nueva vida. Esa oportunidad la hizo posible el Señor Jesús con su muerte en la cruz. Vertió toda su sangre para perdonar nuestros pecados, hacernos justos delante de Dios el padre. Nos corresponde ahora, experimentar la vida plena que nos anuncia el Señor Jesucristo, corrigiendo errores y emprendiendo un nuevo caminar tomados de Su mano.

I.- Los errores y pecados no nos apartan del amor y misericordia de Dios (vv. 1-6)

1.- El juzgamiento de la mujer adúltera provenía de los escribas y fariseos que eran por naturaleza religiosos (vv.3, 4)

a.- Ceñidos a la Ley

b.- Su fidelidad a la Ley era un pretexto para sus propios errores

c.- El propósito de argumentar la Ley era encontrar motivos contra el Señor Jesús (vv. 5, 6 a)

2.- El pasaje Escritural nos permite identificar siete enemigos del crecimiento personal y espiritual (vv. 2 – 6 b)

a.- La religiosidad

b.- Pretender que todas las personas piensen y actúen como nosotros

c.- Señalar y criticar los errores del prójimo

d.- La falta de misericordia

e.- La falta de perdón

f.- Construir un Dios orgulloso, vengativo y no perdonador, conforme a nuestra imagen y semejanza

g.- Utilizar la Palabra de Dios para manipular, juzgar o destruir a las personas

II.- Al evaluar los errores de los demás debemos formularnos tres preguntas determinantes (vv. 6 b, 7)

1.- ¿Quién no ha cometido errores en la vida?

2.- ¿Acaso mis errores no son más graves que los pecados de quienes yo juzgo y cuestiono?

3.- ¿Qué autoridad creo tener para juzgar y señalar los pecados y errores de otras personas?

4.- De acuerdo con la Ley, la mujer y quien adulteró con ella, debían morir (Levítico 20:10; Deuteronomio 22:22; 13:9; 17:7)

a.- En su misericordia infinita Dios ama al pecador pero no el pecado que se comete

b.- Detrás de un pecador Dios ve la persona que puede llegar a ser

III.- Es necesario hacer un alto en el camino para evaluar nuestros delitos y pecados (vv.8-11)

1.- Si decidimos hacer un alto en el camino para cambiar, debemos formularnos dos preguntas (vv.8, 9)

a.- ¿Qué errores cometo, que me roban la paz interior?

b.- ¿Qué cambios debo aplicar en el mundo interior?

2.- El amor de Dios hacia la mujer adúltera y hacia los pecadores es ilimitado (v. 10)

a.- Es tiempo de aceptar el amor y perdón de Dios

b.- No hay razón de seguir como hasta hoy, sumidos en errores y pecados

3.- Dios nos ofrece siempre una nueva oportunidad (v. 11)

a.- Hoy es el día para acogernos al amor perdonador de Dios

b.- Hoy es el día para emprender una nueva vida

Conclusión:

Cuando emprendemos una nueva vida, de la mano del Señor Jesús, reconocemos que hemos experimentado una vida de pecado a la que es necesario renunciar. Gracias a la obra redentora del Señor Jesús, el pasado queda en el pasado y tenemos delante de nosotros una nueva vida. Para cambiar, corregir y crecer. Es un proceso en el que no estamos solos ya que el amado Salvador Jesucristo nos acompaña paso a paso para darnos la victoria.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en altar-familiar.comLéanos en devocionales.comLéanos en guerraespiritual.orgLéanos en selecciondeestudiosbiblicos.orgLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio