bosquejosparasermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosparasermones.com

 

Una ofensa, sus alcances, consecuencias y ¿Qué hacer?

Una ofensa, sus alcances, consecuencias y ¿Qué hacer?

Base Escritural: 2 Corintios 2:5-11

Introducción:

El apóstol Pablo enfrentó uno de sus más duros reveses a nivel ministerial. No solo cuestionaron su desempeño como siervo de Dios, sino que se atrevieron a señalarle. ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar? En el pasaje que estudiaremos hoy, plantea no sólo los alcances de una ofensa, sino también las consecuencias y qué se debe hacer en circunstancias así.

I.- Una ofensa afecta a quien la recibe y a quienes le rodean (vv.5, 6).

1.- Pablo era susceptible cuando le ofendían. Algo natural en todo ser humano. (v.5).

2.- La ofensa tocó no sólo a Pablo sino a los más próximos a su desempeño ministerial (v.5).

3.- Pablo era comprensivo frente a una reacción contra quienes le ofendieron (v.6).

II.- No podemos permitir que una ofensa tome fuerza en nuestras vidas (vv.7,8)

1.- ¿Qué recomienda el apóstol Pablo? Perdonar al ofensor (v. 7 a).

2.- ¿Qué sugiere el apóstol Pablo? No dimensionar o dilatar el asunto de la ofensa (v. 7 b).

3.- ¿Qué mandó el apóstol Pablo? Testimoniarle amor al ofensor (v.8).

III- Perdonar la ofensa es una práctica cristiana de vida (vv.9-11).

1.- El principio de perdonar al ofensor debe llevarse a la práctica, no simplemente en el papel (v.9).

2.- El perdón al ofensor no es de palabra sino delante del Señor Jesucristo (v.10).

3.- Una de las estrategias de Satanás es que guardemos rencor (v.11).

Conclusión:

Guardar una ofensa en nuestro corazón, además de provocar ira, rencor y resentimiento, es contraproducente en nuestras actitudes y pensamientos frente a la vida. El apóstol Pablo sintetiza los pasos a seguir señalando que no sólo se debe perdonar al ofensor, sino que además se le debe brindar comprensión, ayuda y amor. Esta nueva pauta de vida cristiana rompe nuestros esquemas. Pero a la vez, nos lleva a crecer espiritual y personalmente.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio